Todos los tipos de comida Restaurantes en Cartagena, Colombia

Filtros: Cerca de ti
Hotel Santa Teresa Charleston Cartagena
Hotel Santa Teresa Charleston
Fusion - Cocina de Autor Pizza

El hotel esta localizado dentro de la ciudad amurallada, rodeado y siendo parte de este patrimonio de la humanidad llamado Cartagena. Con una ubicación privilegiada cerca al Centro de Convenciones Getsemaní y a solo minutos de la ciudad moderna, el sabor, la historia y la mística de Cartagena se encuentran aquí, en el Hotel Charleston Cartagena. Este es un lugar donde la historia permanece viva, donde los estilos colonial y republicano ofrecen un contraste singular y armónico para el pleno goce de los sentidos. Restaurado por manos expertas, el buen gusto en los detalles se aprecia en todo el ámbito del hotel, desde su imponente fachada hasta su cálido y majestuoso interior. Cada rincón del Hotel Charleston evoca la época de la Cartagena antigua, la Cartagena de siempre. A principios del siglo XVII, Doña María de Barras y Montalvo, dama acaudalada de la aristocracia Cartagenera de la época, ordenó la construcción del convento Santa Teresa. Su propósito era pasar sus últimos años de vida en compañía de las monjas Carmelitas, y por esta razón decidió mandar a construir el primer convento de la ciudad amurallada. Hacia el final de la época colonial, los tranquilos rincones que servían de inspiración y recogimiento se vieron interrumpidos por la guerra de independencia. Una vez instaurada la nueva república, las monjas fueron obligadas a abandonar las instalaciones del convento, que desde ese momento en adelante fueron convertidas en una serie sucesiva de nuevas instituciones, incluyendo: un cuartel, una cárcel, un colegio de niñas y una fábrica de pastas. Durante todo este tiempo el claustro sufrió innumerables intervenciones arquitectónicas y gran parte de la edificación inicial pasó a ser del estilo republicano. En el siglo XX el edificio fue sede de la Policía de Cartagena y en los años 80 fue comprado por el Banco de la República, quien se lo vendió a Hoteles Pedro Gómez y Cia. Esta organización se encargó de su restauración definitiva, dando paso al más exclusivo y lujoso hotel de la ciudad.